Cómo sobrevivir a un encuentro con un oso (y qué hacer si todo sale mal)

Es más probable que mueras por una picadura de una garrapata, o una abeja que por un oso grizzly en el parque de Yellowstone. Pero si se da la ocasión aquí tienes algunos consejos sobre cómo espantar a un oso y no morir en el intento.

Conoce a tus osos

A menos de que estés caminando por encima del Círculo Polar Ártico, es probable que solo te encuentres con un oso negro o un oso pardo. Los osos negros pueden ser blancos, rubios, canela, chocolate o negro azabache. ¿Las buenas noticias? Muchos son principalmente vegetarianos.

Los osos pardos, aunque vienen en la misma variedad de colores que los osos negros, se distinguen fácilmente de los osos negros por su mayor tamaño, gran joroba en los hombros y cabeza maciza. 

Estar alerta

La mejor forma de manejar un encuentro con un oso es nunca tener uno cerca, si, así mismo. A los osos les gustan los arbustos gruesos, los parches de bayas y los matorrales de chirivías, pero también utilizan con regularidad las rutas de senderismo. Lo último que querrás hacer es asustar a un oso, así que sigue estos consejos para evitar tal situación.

Si haces todo bien y aún te encuentras con uno …

Ahora sal y ve a acampar atento a tu alrededor.